Rentabilizar el tiempo con intratime

Rentabilizar el tiempo

Utilizando intratime

13 Ene Rentabilizar el tiempo

Si quieres ser más productivo y no morir en el intento, no dediques más horas ni hagas más tareas de las que puedas asumir. La clave está en planificar al detalle qué vas a hacer, cuándo y cómo. El tiempo no se recupera. Pero sí se puede ahorrar y controlar.

¿Cómo hacerlo?

 

Usa intratime, te ayudará a saber a que clientes destinas parte de tu jornada laboral. Rentabilizar el tiempo con intratime.

intratime-tres-p

Aunque no podemos detener el reloj, ni retrodecer al menos, de momento si podemos controlarlo y organizarlo.

Planifica con tiempo:

 

¿Sabes aprovechar y rentabilizar todo tu tiempo? ¿Sabes organizarte? ¿En qué empleas las horas de tu jornada laboral? ¿Controlas tu tiempo o él te controla a ti? ¿Cómo actúas ante los imprevistos? Nos hemos planteado éstas y otras preguntas para dar respuesta a un problema que afecta por igual a todos: la gestión eficaz del tiempo para ser más productivos.

Organizar y gestionar mejor tu jornada laboral con el objetivo de ser más productivo. Porque no es cuestión de invertir más horas o hacer más cosas, sino de aprovechar al máximo el tiempo del que disponemos para hacer realmente aquellas tareas importantes que hemos planificado previamente y no malgastarlo en otras no prioritarias. Tal y como subrayan los expertos, las horas no se pueden dilatar, pero sí podemos organizarlas para que, ahorrando de aquí y gastando de allá, consigamos cumplir nuestros objetivos. En definitiva, de eso se trata. Si queremos ser efectivos, no podemos afrontar cada día esperando que todo salga bien, porque si lo dejamos al azar, mal vamos. Si pretendemos ser más productivos, debemos marcar nuestros objetivos.

Para ello, deja todo lo que estés haciendo y reflexiona. Anota en papel fundamental, tenerlo por escrito para revisarlo y modificarlo cuando sea necesario los objetivos que quieres marcarte. Y ponles fecha de finalización, que podrás modificar siempre como última opción y por causas ajenas. Tras la fecha de ‘caducidad’, selecciona uno a uno y desgránalos en pequeñas tareas para que resulte más fácil. A cada una, asígnale el tiempo que prevés necesitar para hacerla. Y fundamental, fija tiempos de ‘descanso’ cada hora y media o dos horas para relajarte y hacer otras tareas no urgentes.

Fuente: Emprendedores